• Precios (5)
  • Ficha técnica
  • Orígenes geográficos: China
    Dimensiones adultas: Altura hasta 4 metros, ancho hasta 4 metros
    Follaje: Caduco
    Tipo de suelo: Neutro, fresco, drenado y humífero
    Clima: Rústico hasta -10°C
    Exposición: Medio sombra
    Densidad de plantación: 1/m²


    Propiedades y usos:
    La baya porcelana con frutos azules es una plata trepadora con follaje tricolor. Sus brotes son veteados en rosa y blanco y luego verde y crema. Su floración es insignificante pero nectarífera y tiene una abundante fructificación que se da en otoño con unas bayas de 5 a 8 mm de diámetro que al principio son verdes luego azul brillante y rosa a violeta en su madurez. A los pájaros les encantan pero son tóxicas para el hombre.
    La baya porcelana trepa con ayuda de sus zarcillos en pérgolas y grillajes sombríos.


    Jean-Michel Groult le aconseja

    ¿Al gancho a al zarcillo ?
    La viña virgen clásica (Parthenocissus tricuspidata) se engancha a su soporte por medio de pequeños ganchos. De esta forma, incluso a lo largo de un muro liso, encontrará a que engancharse. Nunca lanzara raíces en una fisura, a diferencia de la yedra por ejemplo, la cual no hay que dejar en un muro dañado. No hay que confundir la viña virgen con hojas enteras con la viña virgen americana (o viña virgen de cinco hojas, (Parthenocissus quinquefolia). Esta se agarra por medio de zarcillos, es decir unos filamentos que se enrollan alrededor de lo que puedan atrapar girando en el aire (¡muy lentamente!). Esta viña virgen es menos cubriente que la viña virgen clásica y necesita un soporte como un emparrado, una reja o de hilos para subir a lo largo de un muro.

    Hay también que pensar en la viña de China (Vitis cognetiae), muy cercana de las viñas vírgenes que utilizamos de la misma forma. Sus grandes hojas cubren eficazmente un muro, a condición, también en este caso, de disponer de un soporte que le permita agarrarse con sus zarcillos ya que no posee ganchos.

    ¡Oh, los colores !
    Todas las viñas vírgenes tienen la particularidad, cuando llega el otoño, de engalanarse con unos colores muy vivos, pasando del verde al rojo escarlata durante muchas semanas. Este esplendor depende de la calidad del sol que recibe la viña virgen: a la sombra, sus colores pueden ser menos vivos. Los colores otoñales de la viña virgen, en cuanto a ellos, son verdaderamente magníficos, ya que cada hoja se convierte en un verdadero cuadro.

    La instalación y los cuidados
    La plantación de una viña virgen puede efectuarse en cualquier momento del año, aunque el otoño y la primavera sean las dos mejores épocas. La acción no requiere una técnica particular. Lo único en lo que debe pensar es en un tutor para poder guiar a la planta hacia su soporte. Un poco de abono compuesto o de sustrato ayuda a las plantas a bien hechar su raíz. Piense en regar durante los dos primeros años durante el verano, el tiempo que envían sus raíces en profundidad. Una vez instaladas, las viñas no necesitan ninguna otra ayuda que la poda. Esta se practica a finales del invierno, pero puede contemplarse también en verano. Basta con recortar las ramas que se han vuelto demasiado largas. Sobre todo, piense en no dejar a la viña hacerse paso bajo las tejas, porque puede dañar la estanqueidad del tejado.
  • Fotos (3)
  • Baya porcelana
    Baya porcelana
    Autor: Janet
    Fecha: 21/10/2012
    © Copyright
    Baya porcelana
    Baya porcelana
    Baya porcelana
    Baya porcelana
    Autor: A. Barra
    Licencia
    Real Jardín Botánico, Madrid, España 


Mi Cuenta
Cesta 
0